sábado, 28 de mayo de 2011

MIS QUIJOTES



Tenía 27 ó 28 años la primera vez que me atreví con el Quijote y recuerdo que lo que inicialmente tenía sólo un objetivo pedagógico (en aquellos años me impuse leer todo aquello que no había leído por falta de tiempo e interés hasta entonces, desde Homero hasta Descartes), conforme iba avanzando en la lectura, capítulo a capítulo, se fue convirtiendo en un placer lleno de sorpresas. El Quijote me impactó y quedé ya de por vida ligado a esta obra.


Años después, en 2005, año en el que se celebró el IV centenario de su publicación, me dije a mi mismo: ¿por qué no celebrarlo con una segunda lectura? Reconozco que esta segunda vez me costó mas, quizás porque mis expectativas eran muy altas con el recuerdo de la vez anterior (¡habían transcurrido casi 20 años!), sobre todo aquellos capítulos en los que Cervantes se embarcó en contarnos historias dentro de la historia, incluyendo dentro del Quijote novelas que podría haberse ahorrado sin perder un ápice de interés. Pero la obra no me decepcionó: volví a disfrutarla y reforcé mi relación con ella.


Recomiendo a todo el mundo la lectura de El Quijote. Por su tamaño y por el redactado en el modo de decir las cosas en castellano antiguo, a priori puede parecer desmotivante iniciar su lectura, pero os aseguro que vale la pena. Es cuestión de darse tiempo y hacerlo despacito, disfrutando de cada capítulo. Y también es cuestión de cultura, de educar nuestros sentidos. De verdad insisto: vale la pena.


Durante los últimos años he tenido oportunidad de ir adquiriendo Quijotes con alguna gracia especial, sobre todo a nivel de ilustraciones. Aquí os presento mi colección de Quijotes.


El ilustrado por Gustave Doré, que estuvo mucho tiempo abierto en un atril en un lugar privilegiado del salón:






El ilustrado por Dalí, un espectáculo de ilustraciones:














El ilustrado por José Segrelles:








El ilustrado por Mingote en cuatro tomos:






La joya de la corona: los dos tomos de la edición numerada realizada en papel de corcho por José Balagué y José Pi Caparrós en 1982 para celebrar el 366 aniversario de la muerte de Cervantes:








Una edición de bolsillo del IV Centenario de la obra (2005):




Las obras originales de 1605 y 1615 que encontré en internet y a las que puse tapas de imitación de piel:














Aproveche el encargo para realizar un libro con ilustraciones de diferentes ilustradores de la obra que también encontré buscando por internet:






Una curiosidad única que encontré en un mercadillo de viejo: la colección completa de cromos de El Quijote de Chocolates Amatller, presentada en 1954 con ilustraciones en color realizadas por Segrelles a principios del siglo XX:










Una preciosa obra también publicad con motivo del IV Centenario en 2005 que resume las diferentes ediciones ilustradas de las que ha disfrutado El Quijote a lo largo de sus cuatro siglos de existencia:








Algún libro periférico, como la sinopsis del curso sobre El Quijote que impartía Vladimir Nabokov (conocido por su novela Lolita) en Inglaterra, o como el "periférico" de la época, El Quijote de Avellaneda:




Otra curiosidad excepcional: el audiolibro compuesto por 37 CD's con voces reconocidas como la de Juan Luis Galiardo en el papel de Don Quijote (sí, sí, El Quijote leído, para cuando necesite que alguien me lea...):






Varias películas sobre la obra, así como la grabación de una representación de la Opera Don Quixote:




Un CD interactivo que permite trabajar con el contenido de la novela, búsqueda y recuento de palabras concretas, refranes, etc:




Una colección de la que estoy orgulloso y que por supuesto no ha terminado...






========================

4 comentarios:

  1. Cuando nació Jacobo le regalamos un que editó Planeta en el 2005.
    Las ilustraciones son también de Mingote y el prólogo es de S. M. D. Juan Carlos I.... (es sólo un tomo). También tenemos la edicción de bolsillo (¡del 2005!!!.... eso de vivir donde nació Cervantes es lo que tiene).

    Bsitos y feliz lectura

    Begoña

    ResponderEliminar
  2. Vivir en Alcalá tiene sus cosas. Supongo que tenéis alguna estatua dedicada a Cervantes...

    ResponderEliminar
  3. ¿Mis quijotes?Una vez me arrearon un balonazo en ellos.Y duele un huevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... lo que te dolería sería un "quijote"... :))

      Eliminar