martes, 3 de febrero de 2015

VIAJAR A INDIA: 1. PLANIFICAR EL VIAJE #India


Casa en Jaisalmer

Acabo de regresar de mi primer viaje a India y la experiencia ha superado mis expectativas. 
Confieso que si no se conoce a nadie que haya estado previamente en el país y que te pueda aconsejar sobre qué ver, cómo desplazarte, qué hoteles elegir, etc., las informaciones que circulan por internet suelen aumentar la desconfianza y los temores sobre lo que nos encontraremos allí. Por ello, por si a alguien puede serle de ayuda, voy a colgar algunas entradas en las que explicaré mi experiencia en la planificación del viaje y en lo que allí pude disfrutar.

1. LA PLANIFICACIÓN


Los objetivos para viajar a India pueden ser muy diversos: turísticos, culturales, profesionales o de búsqueda de una mística distinta a la nuestra. La planificación del viaje tiene que guardar relación con nuestro propio objetivo personal.
Mucha gente piensa que simplemente con viajar a India, se haga lo que se haga allí, ya se va a encontrar a sí mismo. Y obviamente no es así. Si queremos aprovechar la cultura del país y profundizar en las influencias budistas o hinduistas para un camino espiritual, tendremos que dejar los objetivos turísticos aparte y buscar un lugar de meditación, un Ashram, donde recluirnos o un centro de cooperación de los muchos que hay diseminados por el país.
En mi opinión, incluso antes de decidirse por un viaje espiritual, debería explorarse el país con ojos de curiosidad y aprendizaje cultural, desde una vertiente más turística en el mejor sentido de esta palabra (conocer sitios, tener experiencias, observar y aprender de su cultura, etc.).

India es un país enorme, así que lo primero que tendremos que decidir es qué zona queremos visitar. En un par de semanas, por ejemplo, sólo podremos centrarnos en unos lugares muy concretos. Para visitar el norte y el sur, tenemos que contar con varios meses de estancia o realizar varios viajes al país.

¿Qué es imprescindible? Esto depende de los gustos de cada uno. India nos ofrece los mayores contrastes que podamos imaginar, desde las montañas del Himalaya al norte hasta las playas tropicales de Goa al sur, pasando por desiertos con dunas y camellos o junglas con tigres y elefantes.

Mi viaje lo planifiqué de la siguiente forma y en el siguiente orden:
1) Recorrer zonas rurales centrado en una zona concreta del país alejada de las grandes ciudades
2)Conocer el Taj Mahal, el gran monumento de la India
3)Planificar varios días para disfrutar de Varanasi
4)Conocer una ciudad grande
Haveli en Mandawa

Los motivos para ello fueron:
1) El estado que elegí para recorrer fue el Rajastán por varios motivos:
-      *  Estaba cerca de la ciudad que iba a utilizar de entrada al país, Delhi y no necesitaba tomar ningún vuelo interior para llegar hasta allí.
-       * Es una zona de gran autenticidad conforme te vas alejando de la capital
-       * Está salpicada de poblaciones con un encanto evocador, todas ellas dotadas de grandes fortalezas o palacios construidos en tiempos en que la ruta de la seda dotó a esta zona de un alto valor estratégico.
-       * Jaisalmer, la última población del camino, la más alejada de Delhi, cercana ya a la frontera con Paquistán y asentada en medio del desierto de Thar, es un regalo para los sentidos y merece el esfuerzo del camino recorrido para llegar a ella (mínimo tres días de viaje en coche). De hecho esta población ha pasado a formar parte de la lista de sitios imprescindibles que ver en India que puedo recomendar.
Jaisalmer

2) Visitar el Taj Mahal consideré que era obligado. Y no me arrepiento de ello. Fuera de India, este monumento es el gran icono del país. En principio me planteé no visitarlo, ya que hacerlo me obligó a forzar la ruta prevista para llegar hasta Agra, la ciudad donde se encuentra. Pero cuando lo ví entendí porque es un edificio tan emblemático. Es de una belleza colosal y ahora pienso que ya que se hace el esfuerzo en tiempo y dinero de llegar hasta India, no se puede abandonar el país sin haberlo visto.

3) En Varanasi, la antigua Benarés, en sus calles, en la orilla del Ganges, en su ambiente, en el clima que se percibe a cada paso que se da en la ciudad cabe la India entera. Si tienes intención de viajar a India, no puedes prescindir de incluir esta ciudad en tu planificación. Desde Delhi o Mumbai, las entradas internacionales al país, hay vuelos directos a Varanasi, así que es fácil incluir unos días de estancia en esta ciudad se visite la zona del país que se visite.
Varanasi

4) Conocer una ciudad grande también me pareció interesante de cara a buscar contrastes con las zonas rurales. Más adelante explicaré mi experiencia al respecto.

Un consejo que puedo dar es no empezar el viaje por lo más intenso. Por ejemplo, yo no recomendaría llegar a Delhi o Mumbai desde el país de origen e inmediatamente tomar un vuelo para aterrizar en Varanasi. Si se llega a esta ciudad sin unos días previos de aclimatación cultural, el choque puede ser inmenso y llegar a generar rechazo. Yo disfruté de Varanasi porque llegué allí tras quince días de recorrido por el país y más de 2500 kms. de viaje por carretera. Ahora entiendo mejor esa opinión que seguro habréis escuchado de que India es un país que puedes adorar o al que no quieres regresar y estoy seguro que ello está muy condicionado por cómo se ha planificado la ruta. En conclusión, mejor recorrer primero lugares más turísticos, tipo Delhi o Agra o incluso Jaipur, y dejar para la mitad del recorrido por lo menos los más intensos, como Varanasi o Jaisalmer.

Otra recomendación es que la ciudad grande mejor visitarla al principio. Yo lo hice al revés y ello significó que Mumbai no me dejó un buen sabor de boca. Hay que pensar que llegamos a India desde un país occidental, con nuestra peculiar obsesión por la organización y la limpieza en las calles, las tiendas o cualquier lugar. Mumbai o mejor dicho, la parte de Mumbai que vemos los turistas, es como una ciudad occidental insertada en India, obviamente totalmente metida en su cultura, pero con cierto orden que no encuentras en otros sitios. El estilo de los edificios en el centro, el propio tráfico, etc. nos recordarán nuestras propias ciudades. Visitar esta ciudad al principio es una buena forma de aclimatarse despacito a lo que después nos vamos a encontrar. Hacerlo al final, como yo lo hice, es cómo anticipar el regreso, un impacto que parece que nos acorta la estancia y, además, nos aleja irremediablemente de los colores, los olores, los impactos culturales que habremos estado recibiendo los días anteriores. Así que, en mi opinión, vale la pena visitar una gran ciudad al principio del viaje. 

Más aún, estuve muy poco en Delhi ya que sólo utilicé esta ciudad como puerta de entrada al país. Llegué una mañana y al día siguiente temprano ya emprendimos camino. Aún así, por lo poco que ví, me pareció una ciudad mucho más auténtica, diferente y llena de matices que Mumbai. Si volviera a India la ciudad grande que visitaría sería Delhi, no Mumbai.

La temporada alta en India y la más recomendable para visitar el país empieza en octubre y finaliza en marzo, aproximadamente. Los meses de verano los monzones, el calor y la humedad complican la estancia. Yo he viajado en enero y debo decir que no he notado para nada que fuera temporada alta, ya que la presencia de turistas extranjeros ha sido escasa. Eso sí, hay mucho turista indio. Por cierto, hay que acostumbrarse a que los precios de todo, incluyendo las entradas a los museos, sean muchísimo más baratas para el turista del país que para el extranjero. Esa es su política.

En enero, además, la ausencia de mosquitos y otros bichos ha sido casi total, aunque ello no evita que haya que ir preparado y protegido. Cuando estás planificando el viaje, por todos sitios encuentras informaciones, foros, comentarios, etc. que te hablan de la cantidad de bichos que puedes encontrar por las habitaciones de los hoteles. Creo que son exagerados. Yo seleccioné hoteles de tres estrellas e inferiores y en ninguno de ellos he encontrado nada especial. La limpieza no es su fuerte y en eso sí que he estado en sitios mejorables, pero de insectos ni uno. Imagino que en verano las cosas deben ser diferentes.

IMÁGENES DE BIKANER
Una ciudad de cerca de un millón de habitantes, a 500 kms. de Delhi, en el estado de Rajastán y en pleno desierto de Thar. Llena de vida, con una ciudad vieja de calles estrechas y casas preciosas y un Fuerte/Palacio de los más bellos del estado.

El Fuerte de Bikaner:





Calles de Bikaner:







Templo Jainí de Bhanda Saha, del siglo XVI en Bikaner:





Templo de Karni Mata o de las ratas, en la población de Deshnoke, a 20 km de Bikaner:


El encargado que me cobró unas rupias por la cámara de fotos, 
con un acompañante en el hombro

=======================================================

No hay comentarios:

Publicar un comentario